El seguro del hogar es uno de esos gastos asociados a la compra -o al alquiler- de una vivienda que puede resultarnos engorroso. Pocas veces nos viene bien añadir un extra a lo que nos va a costar al precio del inmueble, la mudanza, las posibles obras, los gastos de notaría etcétera. Pero seguro que si alguna vez dejamos un grifo abierto agradeceremos que la solución pase por una llamada de teléfono. Y quien dice un grifo abierto dice cualquier otro tipo de accidente que afecte a nuestra vivienda o a la de alguien del vecindario. Robos, incendios, problemas eléctricos causados por tormentas o rayos… la mayoría de seguros del hogar cubren una gran cantidad de siniestros, pero muchos nos protegen también ante otras eventualidades en las que quizá nunca hayas pensado.

Aunque hay una enorme variedad de primas y coberturas y tendrás que consultar a tu compañía en cada caso, te ofrecemos una lista de posibles eventualidades cubiertas por el seguro, para que lo aproveches al máximo.

  1. ¿Se ha roto la placa de la vitrocerámica o de la inducción? En Fagor, fabricamos placas líderes en el mercado, con las máximas garantías de seguridad y de durabilidad pero ninguna casa está libre de accidentes. Imagina que, un día, estás moviendo una olla donde ha hervido el agua, te salpicas sin querer y el susto de la quemadura te hace soltar el asa a cierta altura. Si el golpe es fuerte y se produce una raja en el vidrio, no dejes de hacer una llamada al seguro. Es posible que lo cubran y puedas seguir disfrutando de tu cocina al 100%, aunque la placa lleve contigo muchos años y esté fuera de garantía.

  2. Lo mismo ocurre con cualquier puerta de cristal o similar que puedas tener en casa. Un mal golpe mientras juega tu hija, un resbalón fortuito del niño, un descuido al mover un mueble… todo eso puede generar una rotura de la que muchos seguros se hacen cargo.

  3. En el baño, tres cuartas partes de lo mismo: Los problemas con la loza sanitaria también están incluidos en muchos seguros. Llámales antes de tomar ninguna decisión sobre una bañera o un inodoro que no funciona.

  4. Imagina que la compañía eléctrica deja de facilitar el suministro a tu casa por una avería o cualquier otro tipo de problema y que eso hace que se descongele todo lo que habías guardado en frío. No lo des por perdido sin ponerte en contacto con el seguro. Si los alimentos quedan inservibles para su consumo es hora de consultar al seguro.

  5. Lo mismo ocurre con los problemas que pueda causar en algún electrodoméstico la sobretensión del tendido eléctrico que puede causar una tormenta, por ejemplo. Si tu ordenador estaba enchufado a la red o deja de funcionar el televisor, avisa a tu compañía para que tramite un parte.

  6. Robos y hurtos dentro… y fuera del hogar: Hay seguros que cubren no solo la eventualidad de un robo o un hurto (un robo con violencia) en el interior de tu casa sino fuera de la misma. Uso fraudulento de la tarjeta de crédito, robo del bolso o del interior del coche… Una vez tramitada la correspondiente denuncia ante la policía ponte en contacto con la compañía de seguros y pregunta por tus derechos.

  7. ¿Has tenido un problema con una inundación o un problema de humedades, por ejemplo? ¿No se ha roto nada pero hay objetos que han perdido su valor estético? Aunque no haya nada roto o estropeado, llama a tu seguro. Es posible que te cubran en caso de pérdida del valor estético de una parte de tu vivienda.

  8. Persianas rotas: Si un viento fuerte, por ejemplo, ha roto las persianas, haz un parte con tu compañía antes de llamar a nadie más. Las eventualidades más habituales suelen estar cubiertas.

  9. ¿Se ha roto el portero automático del edificio? Quizá por un acto de vandalismo, quizá por otro motivo es posible que haya dejado de funcionar. Lo mismo: ¡llama a tu compañía!

En realidad, lo que queremos transmitirte es que leas bien el manual de tu seguro del hogar que puede cubrir, por ejemplo, los gastos jurídicos correspondientes a alguna reclamación que quieras realizar relacionada con tus derechos como consumidor. Incluso hay compañías que te ofrecen la posibilidad de contratar mediante ellas los servicios de un electricista, fontanero o albañil con descuento en la tarifa de salida o en las primeras horas de servicio. ¡No dejes de informarte sobre tus derechos y disfruta de tu hogar!


Más info: http://blog.fagor.com/estilo-de-vida/sabias-que-tu-seguro-del-hogar-puede-cubrir-estas-10-eventualid...

Publicado: 25 de Agosto de 2016