Es una compra importante, no cabe duda. Quieres que lave bien, que haga poco ruido, que dure mucho y que sirva a tus necesidades sin consumir demasiado. Pero, ¿en qué hay que fijarse? Si nunca has tenido que comprar una lavadora -al fin y al cabo, no compramos tantas a lo largo de una vida- te ayudamos con tres o cuatro criterios a seguir para que elijas la lavadora que se adapta a tus necesidades.

Carga de la ropa: Las lavadoras pueden tener carga frontal o superior. ¿Cuál prefieres? Seguramente dependerá del espacio en el que vayas a colocarla. Si va en una columna con armarios encima será, necesariamente, de carga frontal. Es el tipo de lavadora más utilizado. Si quieres que la lavadora esté “oculta” como si fuera un armario, necesitas una integrable o panelable.

Humedad: ¿Vives en un sitio muy húmedo o lluvioso? ¿No tienes secadora? ¿Te cuesta mucho tiempo secar la ropa? Seguramente te conviene una lavadora con muchas revoluciones. Cuantas más rápido gire (Por ejemplo, 1.400, 1.200 y 1.000 revoluciones por minuto) más seca saldrá la ropa y menos trabajo te dará después.

Cantidad de ropa: Para una casa en la que vives solo o con otra persona una lavadora con seis kilos de capacidad puede ser suficiente. Si sois dos o tres personas, siete kilos bastarán. Para familias de cuatro personas compensa la de ocho kilos. Y en casas en las que la lavadora tiene que hacer colada para más de cuatro te recomendamos la de nueve kilos.

Consumo: Las lavadoras consumen electricidad, agua y detergente. Naturalmente, cuanto menos consuman de alguna de las tres (mejor aún de todas), más ahorrarás. El consumo es, por tanto, un factor muy importante para elegir una u otra lavadora.

Consumo de detergente: Para ahorrar detergente es importante ajustar lavadoras, tiempos y ceñirse siempre a la medida que indica el fabricante, fijándose en las indicaciones del tapón dosificador. No por poner más cantidad la ropa saldrá más limpia. A veces el gasto extra será incluso contraproducente. Si no quieres preocuparte por este tema, existen lavadoras que dosificarán el detergente por ti: sólo deberás recargar su depósito cada tres meses.

Consumo eléctrico: Desde el 30 de noviembre de 2011 lavadoras, lavavajillas y frigoríficos comercializados en la Unión Europea llevan una nueva etiqueta que pretende facilitarle al consumidor la tarea de elegir su electrodoméstico y animar a los fabricantes a mejorar los consumos energéticos. En esa etiqueta aparecen tres grados de eficiencia por encima de la A, el superior hasta entonces: A+, A++ y A+++. Las últimas, la más eficientes, consumen hasta un 32% menos de energía que una lavadora con letra A.

Consumo de agua: Todas nuestras lavadoras consumen sólo por lo que lavan (no por lo que cabe en ellas). La lavadora ajusta los consumos de agua y electricidad en función de la carga introducida: desde una camisa a un edredón. Este sistema puede alcanzar ahorros de hasta un 48% de agua y hasta un 30% de energía. Para ahorrar agua, además, algunos modelos de lavadoras Fagor cuentan con Water Saver, un sistema exclusivo y revolucionario: ¿te imaginas almacenar el agua de un aclarado para usarlo para iniciar el siguiente lavado? Eso es lo que hacemos: reciclar agua sin perder calidad de lavado.

Más información en:

http://blog.fagor.com/cocina/electrodomesticos/consejos-compra-lavadora/

Publicado: 24 de Junio de 2015