¡Desastre en el horno! ¿A quién no se le ha quemado algo alguna vez?

Lo esencial a la hora de limpiar el horno es hacerlo después de haber cocinado, cuando se haya enfriado, para que la suciedad no se quede pegada y luego sea más complicada de retirar. Si eres de los que lo ha dejado ‘para luego’, te damos algunos consejos para hacer una limpieza profunda:

Lo primero es quitar la suciedad que se desprenda fácilmente, como las migas o algún trozo de comida. 


Después hay dos opciones dependiendo del nivel de suciedad: crear una pasta con bicarbonato de sodio y agua o utilizar limpiadores químicos.

La primera opción es más natural, y basta con dejar la pasta actuar por una hora y después retirar con un paño empapado en vinagre, pero no puede con la suciedad más impregnada. En ese caso recurriremos a la segunda opción, los limpiadores químicos, para los que necesitaremos guantes y mascarillas, pues son muy fuertes. El procedimiento es igual de simple. Basta con rociar el limpiador y dejarlo actuar. Después hay que frotar hasta retirar toda la suciedad. Es importante encender el horno a unos 50 grados por 10 minutos, y después dejarlo una hora abierto para eliminar vapores tóxicos.


Mas info: https://www.facebook.com/Fagor/photos/a.245423495471223.78019.214517595228480/1516222521724641/?type...

Publicado: 23 de Diciembre de 2016