Sí, hoy queremos hablarte de las ventajas de tener lavavajillas dejando a un lado la más evidente: dejar de fregar. Aunque, quizá, sería más ajustado decir que, lo que queremos hacer, es ilustrar las ventajas derivadas de no tener que fregar. Si nunca has tenido este utilísimo electrodoméstico quizá te animemos a pensar en comprar uno en el futuro. En ese caso, no te olvides de consultar nuestro catálogo, claro. Tenemos los más eficientes y silenciosos, los lavavajillas A+++ de gama Effisilient.




Ventaja nº1: ordena

Ya tienes un montón de armarios en la cocina para guardar la vajilla limpia, ¿verdad? Pues, con un lavavajillas, tendrás un “armario” en el que guardar la vajilla sucia. Si no tienes lavavajillas tienes dos opciones cuando terminas de comer: dejarlo todo a la vista o fregarlo. Con un lavavajillas, puedes meterlo todo dentro y olvidarte hasta que tengas platos y vasos suficientes para ponerla en marcha. Una ventaja especialmente importante teniendo en cuenta que cada vez hay más cocinas compactas y un fregadero con cacharros sucios no es lo más atractivo del mundo.

Ventaja nº2: pasa de secar

No solo no tienes que fregar, es que no tendrás que secar. Deja el lavavajillas puesto por la noche después de la cena y cuando te despiertes por la mañana todo lo del día anterior estará seco, incluído lo que utilizaste para el anterior desayuno, por ejemplo. Listo para otro desayuno o para ir directamente al armario.

Ventaja nº3: ahorra

Lo dicen todos los estudios. Lavar a mano es más costoso que hacerlo a máquina. A pesar de que comprar un lavavajillas puede parece un gasto orientado exclusivamente a la comodidad en el hogar no lo es. También es una herramienta eficaz para mejorar los rendimientos del hogar y ahorrar dinero cada mes.

Ventaja nº4: olvídate de limpiar un montón de cosas

Herramientas de jardín, botas de agua, gorras, cepillos de plástico, ¡patatas!, filtros de aire de la cocina… hay montones de cosas que puedes limpiar en el lavavajillas. Piensa en él como en un aparato que lava, simplemente. Mientras el material sea apropiado para soportar las temperaturas del interior, puedes meter lo que quieras. Aquí tienes unas cuantas ideas.

Ventaja nº5: facilítate la comida del trabajo

¿Sueles comer en el trabajo? ¿Usas fiambreras? Si lo haces sabrás que limpiar estos -u otros- recipientes de plástico es muy trabajoso y que, por mucho que se laven, casi siempre queda algo de grasa en ellos. El plástico se lava mejor a altas temperaturas así que, a no ser que quieras quemarte las manos bajo el grifo, el lavavajillas es el lugar ideal para los tuppers.

Ventaja extra para los más cocinillas

Si te gusta la cocina creativa… podrás hacer experimentos como cocinar en el lavavajillas. Si ya lo has hecho o si lo pruebas y te da buen resultado, cuéntanos cómo te ha ido en nuestro Twitter o nuestro Facebook.


Más info:

http://blog.fagor.com/cocina/electrodomesticos/fagor-5-ventajas-de-tener-lavavajillas-aparte-de-no-f...

Publicado: 26 de Octubre de 2016