Es una pregunta relativamente nueva en el mundo del menaje. No hace tanto la respuesta habría sido otra pregunta, “¿qué es un wok?” Pero gracias a la difusión de la comida asiática en todo el mundo este instrumento tradicional de la cocina del Extremo Oriente y del Sudeste Asiático se ha hecho bastante popular. Si lo usas con frecuencia y te manejas con él como un experto puedes saltarte estas preguntas. Si todavía no te has estrenado, ahí va todo lo que quisiste saber sobre el wok y nunca te atreviste a preguntar.

1. ¿Qué es un wok?

Esa sartén grande con asas que parece una cazuela y que, a juzgar por esta pregunta, duerme el sueño de los justos en tu armario. Puede ser completamente cóncavo o tener una base plana.

2. ¿Es chino, no?

Sí. Es un instrumento de cocina típicamente chino. Parece ser que su origen es cantonés. Aunque, como te decíamos, se ha popularizado por todo el mundo. Se usa principalmente en el Extremo Oriente y en el Sudeste Asiático. En Indonesia, por ejemplo, lo llaman “penggorengan” o “wajan”. En Malasia, “kuali” (si es pequeño) o “kawah” (si es grande). En Filipinas se llama “wadjang”. Puede que, como tantos inventos, naciera asociado a la guerra y que, en origen, fuera un casco militar reconvertido en menaje.

3. ¿Y para qué sirve?

Para cocinar.

4. Y más específicamente…

Sí, perdona, eso ha sido trampa. Se usa, sobre todo, para saltear los alimentos. Pero también vale para guisarlos, cocerlos, marcarlos, freírlos, tostarlos, pocharlos e incluso cocinarlos al vapor. Para todo tipo de cocciones, vaya.

5. O sea, que no es una sartén.

Es bastante parecido a una sartén, pero se le pueden dar más usos que los que le damos tradicionalmente a la sartén. La diferencia más apreciable es, seguramente, que el wok no necesita grandes cantidades de aceite. Es más, necesita muy poco. El calor se reparte de manera más uniforme y es ideal para cocinar con muy poquita grasa.

6. ¿Qué ventajas tiene?

La más importante, la que acabamos de comentar. Gracias a su forma cóncava, se genera mucho calor en el fondo con poco combustible y sin necesidad de añadir mucha grasa. Además, es muy cómodo para saltear porque al ser las paredes más altas que en la sartén, los alimentos se pueden mover constantemente -con una cuchara larga, por ejemplo- sin peligro de que se derramen, se caigan o salte el aceite. Al mover la comida con el “meneo” característico de la cocina al wok es muy difícil que nada se queme y como el calor intenso se concentra en el fondo y las paredes están más templadas, la comida va tomando diferentes tonalidades y grados de cocción.

7. ¿Así que queda rico?

Sin duda, te invitamos a probarlo. Los alimentos salteados en el wok tienen una consistencia muy particular. Las verduras, por ejemplo, mantienen su color y su textura sin dejar de estar perfectamente cocinadas.

8. Pero lo tendré que comprar plano.

En principio sí. Aunque existen placas de vitrocerámica que incluyen superficies de cocción convexas. Para amantes del wok.

9. ¿Algunas recetas para empezar?

En Internet no te faltan opciones. Aquí tienes unas cuantas. También Canal Cocina tiene una oferta amplia de recetas. Y a nada que busques un poco encontrarás todo un mundo de fanáticos de esta herramienta de cocina.

10. ¿Algo más?

Sí. Y es importante. Antes de usarlo por primera vez, los expertos recomiendan “curarlo”. Es decir, ponerlo al fuego con aceite, y dejarlo calentar un buen rato. Hasta que el aceite se queme y cree una película protectora. Conviene lavarlo solo con agua caliente y no frotarlo mucho (en Asia usan una brocha de bambú).

Ala, pues ya me he quedado tranquilo.

¿Cómo, qué dices?¿Que si puedes comprarlo de Fagor?

¡Cómo nos alegramos de que nos hagas esta pregunta!

Si no quieres fallar en tu compra, tenemos más de una opción en nuestro catálogo.Ecológico, de acero pulido… el que más te guste. Tú eliges y nosotros garantizamos la calidad.


Más info: http://blog.fagor.com/estilo-de-vida/10-preguntas-sobre-el-wok/

Publicado: 22 de Abril de 2016